jueves, 7 de mayo de 2009

La Opción Alternativa

Una realidad social que todos pensaron terminada junto con la dictadura que gobernó Santiago del Estero durante años, parece ser la razón principal para que los medios de comunicación masiva se carguen de elementos condicionantes en órdenes de cualquier tipo.

La censura es el recurso favorito. Las autoridades de los medios son el organismo regulador y camuflan sus impiadosas amputaciones como un célere y efectivo escuadrón antibombas, surgiendo sigilosos para desactivar el explosivo en el texto o limpiar de pólvora el discurso.

La estrechez de pensamiento y la falta de compromiso son el resultado de velar por el pensar del jefe o por la prosperidad de la empresa a la que pertenecemos. Cobramos el sueldo al día, y eso es importante. Allá afuera es un pandemónium pero aquí adentro se está muy confortable. “Los sueños de cambio y de justicia social son para jóvenes ilusos que todavía se sujetan a esa entelequia de un mundo más justo, hijo, te lo digo yo que de esto sé y mucho. Otro café mozo, por favor”, instruye el editor al joven periodista, en una cadena voraz e interminable.

Ante ese dibujo tan triste como innegable, surgen los medios alternativos de comunicación. Es éste el lugar donde quienes otrora vieran los intentos de transmitir su visión de la realidad incomprensiblemente purgados, pueden expresarse con una libertad que todo periodista debería anhelar sin miedos ni vergüenza.

La actualidad de los medios en el ámbito nacional parece encontrar un remanso de aguas tranquilas en esta opción, una opción alternativa, calificativo no del todo feliz si consideramos que tal vez los medios hegemónicos deberían ser quienes procuren darle un techo a movimientos que en mayor o menor medida promuevan el crecimiento cultural de quienes los consumen. O al menos buscar que la veracidad sea uno de los soportes principales de su accionar, transmitiendo a quien recibe el mensaje algo más que un simple pasquín político. Ya todos sabemos la indudable utilidad del papel periódico para limpiar la mugre que queda sobre la mesa tras un opulento banquete. Ríase de los detergentes señora.

Y aunque las intenciones sean loables los intereses contrapuestos dan siempre por ganador al poderoso, bienvenidos al mundo real, la misión de eludir la barrera que suponen editores poco escrupulosos es casi tarea de un mago, y de uno muy hábil por cierto.

Desplazados por los grandes medios, un lugar en el cual poder propagar el arte, opinar libremente y dar a conocer una construcción de la realidad lo más veraz posible –la subjetividad siempre está allí, como un heraldo invisible- debe ser ponderado como tal. La libertad de expresión es un derecho común a todos los hombres y, no obstante, reprimido por quienes lo entienden como el peor de los enemigos.

El consumo de productos frívolos y banales de los medios instaurados sirve para mantener a los pueblos dormidos. Un contenido enriquecedor implica a un hombre pensante, que elude la alineación y va al choque, sediento de conocer lo que realmente ocurre detrás de las concretas paredes que nos separan de quienes manejan aspectos relevantes de nuestras vidas. La función de los medios alternativos no se limita a entretener a su audiencia, sino a movilizarla, a ser transmisores de cultura, ofreciendo algo más que los datos del tiempo.

Hemos sido testigos, de quienes han conformado su censurable imperio utilizando a los medios de comunicación como piedra basal de sus propósitos. Con este triste antecedente sobre nuestras espaldas, el llamado a la reflexión debe ser constante y cabal. Los medios alternativos, quizás sean una sólida trinchera desde la cual resistir... y contraatacar.

* Ilustración: Darick Robertson, del comic "Transmetropolitan"

11 comentarios:

Daniel Os dijo...

Aplaudo de pie, Silvio, este artículo tan valiente.

Creo, sin embargo, que el punto en el que estamos equivocados es en definir un medio de comunicación como un espacio para emitir opinión libre. Los dueños de los medios tienen que ganar dinero, crearon ese negocio como pudieron crear cualquier otro. No podemos pretender que la gente que trabaja en Sony Music exija la libertad de promover artistas de Warner Music.

Los medios también tienen su línea programática. La parte oscura es que siguen enarbolando las banderas de la libre prensa sin ejercerla, pero es entendible, nadie compraría un diario o escucharía una radio que afirme anular comentarios o personajes.

Lamentablemente el viejo editor entendió porqué no se puede modificar y los jóvenes dirán que es sólo porque ya está cansado o porque se vendió.

La censura es una herramienta cobarde, es el permiso de cerrarle la boca al que no sabemos refutar. Y lo vemos a diario pero no nos preocupa demasiado. Incluso hay blogs donde sus administradores gustan de ser adulados por pusilánimes y si uno con opinión llega a emitirla es expulsado… ese podercito patético que algunos ejercen sólo porque pueden agrega elementos a "ese dibujo tan triste como innegable".

Me excuso por la extensión de mi comentario (abusándome de que aquí nadie es censurado), pero el tema no hace más que sublevarme e intentar alinearme con tan audaz tratamiento.

D.

Tomatis dijo...

La censura –se me ocurre- es el tema del momento en la provincia. Lo siento, lo huelo. Hay mucho hastío de la burla, de la prepotencia, de esas rebanadas de los editores de las que vos hablás. Se me hace –y quizás es sólo una sensación- que la censura es una olla que está a punto de explotar. Funcionó casi a la perfección por cuatro años y está llegando a su límite. Pero me cuesta saber si lo que siento es una expresión de deseo o un dato de la realidad. Mientras tanto, no está mal leer por ejemplo, arenapoliticasde.blogspot.com. Pero fijate algo: hay cero comentarios en las notas de este blog, y los que hay son anónimos. Estoy seguro de que muchos leen la página pero prefieren no comentar y menos discutir. Tenemos miedo. O eso parece.

Marcela dijo...

Hay muchas formas de censura y la de ofrecer productos frívolos es una de ellas: convencer a los pueblos de que eso es todo lo que se puede degustar, y quitar de la mesa manjares más sanos, es silenciar a quienes podrían despertar al pueblo. La censura es violencia, de la peor. Y hay un coraje admirable en quienes se atreven a la buscar alternativas. Un beso grande. Es un gusto leer cosas así en un blog.

Pasajera en trance dijo...

Mis comentarios están demás. Cada día de mi vida me pregunto si el sueño de joven, ese que sigue atado a la utopía de abrir puertas y ventanas a un mundo más sincero para con la sociedad en sí desde la redacción, desde las palabras, se verá trunco a manos de un grupo de egoístas multimillonarios que no ven más allá de su cuenta bancaria.

No sé. Creo que tengo una esperanza aún... por eso sigo estudiando lo que estudio.

Silvio dijo...

Daniel Entiendo que los medios tengan una línea editorial (eso que algunos teóricos han dado en llamar "Agenda Setting" y es comprensible. Los intereses estarán pululando siempre, para garantizar la prolongación de la publicación (perdón por la inevitable cacofonía) basándose en el rédito económico.

No obstante, no dirigía mi intención hacia ese lugar, pues comprendo ese concepto, sino más bien, a la idea de poder escribir lo real, lo verdadero, lo que está a la vista y se oculta, sin tapujos. Un universo en el que se cubre un asesinato impunemente, es un universo al que no quiero pertenecer, si no puedo, informar libremente sobre eso, que sé veraz, incluso firmando mis argumentos sin temor a las represalias.

Cómo siempre, tus ideas no hacen más que iluminar este blog de momentos opacos. Gracias por tus aplausos, que no creo merecer. Ya leeré con tiempo y atención tu texto último de "lo más importante..."

Un abrazo sincero a la distancia.

Tomatis No tengo nada que agregar. Es así... pero esa olla a presión ¿que pasará cuando explote? somos un pueblo que duerme la siesta, pero cuando despierta... a los archivos me remito. Saludos, viejo.

Marcela Gracias mi queridísima escritora rubia. Esta en nosotros acceder a esos manjares ocultos. Asaltemos el tren del dinero. Daniel se prende, Paulina también. Haremos un banquete ingente y repleto de deleites.

Pasajera Sus comentarios nunca están de más, y menos en este espacio que siempre la recibe con alegría. Sus esperanzas son una luz, que por su persistencia adamantina, dudo que se apaguen.

☀Pau☀ dijo...

Silvio;
El deleite del banquete no estará sobre la mesa sino rodeándala. Escribiste un post muy valiente, espero que no te hayas metido en problemas.

Liita dijo...

Me gusto mucho el post....es verdad lo que decis...y se que tambien poreste medio se te limita mucho...aca en cordoba hay varios periodicos clandestinos como Pichon de Cuervo o Barcelona......pero te repito....tenes q hacer uso...un buen uso de esa arma de la globalizacion q es el Facebook....digo para sirva para fines....menos narcisistas y llegues a mas gente! Besos!

Jovekovic dijo...

No conozco la situación en tu país, pero en el mío los grandes grupos de comunicación son empresas que disfrutan de las ventajas y privilegios que el sistema les da, por lo tanto no van a cuestionar nada ni permitirán que se cuestione nada.
Asimismo se ha potenciado, por parte de esos mismos grupos, un tipo de "periodismo" que aquí llamamos "rosa", pero podía llamarse de maneras mucho peores sin exagerar. Este periodismo banaliza la función verdadera: la de poner en conocimiento público cuestiones esenciales y, además, hace menos necesaria la censura, o la transforma.
Así las cosas, es evidente que los llamados medios alternativos, que yo prefiero llamar fiables, son la única vía para acceder a información crítica.
Saludos muy cordiales desde BCN, un abrazo.

Castigadora dijo...

La censura es la venda que quieren poner sobre nuestros ojos, aquellos que posen una mente estrecha.

Un post muy interesante

Saludos

☀Pau☀ dijo...

Silvio:
¡¡¡Estás nominado!!! (cuando andes por mi blog te vas a enterar mejor)

Stultifer dijo...

Después de un minucioso estudio, STULTIFER te otorga el prestigioso galardón al MEJOR BLOG DEL DÍA correspondiente al lunes 18 de mayo de 2009 en No sin mi cámara por los contenidos y matices.
Visitanos y comenta con nosotros. Saludos cordiales.
Vamos, que nos ha gustado mucho y hemos querido acercarnos a ti.
Puedes colgar el Premio voluntariamente en tu blog.
Ya formas parte de la Orden del Stultifer de Oro.
Y si tienes una escalera, mándanosla y la publicamos inventándonos una historia.