lunes, 29 de junio de 2009

La verdad de las musas

"No sé si podré librarme de esta. Resulta que no sé si podré salvarme de esta. Sanarme de esta”

El corazón sobre todo - Estelares


¿Quién comprende a las musas? ¿Cómo llegar a ellas? ¿Cómo identificarlas cuando arriban? Esas diosas mitológicas que parecen colarse en nuestras vidas fueron siempre un enigma para mí. Su presencia, etérea y sutil, pareciera estar destinada a modificar nuestra existencia, en un plano que excede el terrenal y que convierte sus secuelas en una marca indeleble e imperecedera. No podemos controlarlas y eso las dota de un cautivante misterio. Nos enamoran, nos moldean a su antojo y retozan en nuestra fascinación. Algunos se permiten crear impulsados por las sensaciones, otros, simplemente contemplan impotentes cómo la sangre que brota de las heridas salpica todo alrededor.

Esas marcas definitivas, son el móvil de un trabajo descomunal. Stephen Daldry continúa su obra en la misma tónica que utilizara en la maravillosa “Las Horas”, creando con “El Lector”, una cinta de aroma clásico, soberbia ambientación y un guión sin fisuras. Un romance intenso entre dos desconocidos, separados generacionalmente pero unidos por los designios indescifrables del sentir, dan pie a una historia en la que se pondrá a una de las partes ante la encrucijada de seguir los dictados del corazón o someterse a las leyes del hombre. La moral por sobre los sentimientos, el deber por sobre el querer, una historia repleta de secretos, donde el que parece más ínfimo termina por ser el más revelador.

Las más de dos horas de filmación se deslizan parsimoniosas, pero sin zozobras, basándose en un guión bien concatenado y una fotografía exquisita, la historia de amor nunca se hunde en las tentadoras mieles de la cursilería y camina con paso firme hacía el núcleo del argumento, permitiéndose apuestas victoriosas como licencias anacrónicas que rompen lo lineal y tan sólo suman porotos al trabajo de un David Hare, quien se confirma como uno de los mejores guionistas contemporáneos, adaptando siempre con buen tino, obras complejas a la pantalla grande.

La cinta suma otro punto a favor merced a las magníficas interpretaciones de sus protagonistas, especialmente la que surge de los zapatos de una Kate Winslet que no deja de sumar papeles inolvidables, alejándose cada vez más del soso y sobrevalorado personaje de la hipertaquillera Titanic. Hablar de Ralph Fiennes sería redundar sobre un actor cuyos pergaminos hablan por si mismos. El inglés vuelve a imponer su presencia, en este caso con un bagaje dramático encomiable, y se erige hacia el final de la película como “el hombre que dejó la historia”, una persona herida, sensible e incapaz de olvidar. El trinomio protagónico lo completa el joven David Kross, quien a pesar de no contar con las espaldas de sus compañeros de reparto, está a la altura de las circunstancias, con una actuación sólida y comprometida.

Todo lo antedicho conforma cualquier cosa menos una película más. “El Lector” es una obra de arte finísima, de un acabado riguroso y metódico. Estricta desde lo argumental, bella desde lo visual y con un altísimo nivel interpretativo. La cinta ataca sin piedad al espectador aburguesado, poniéndolo frente a una historia difícil de digerir, de aristas que cuestionan la moral y justifican hasta el más tórrido accionar, sin alinearse con una ideología, sino intentando desentrañar lo que lleva al hombre común a recorrer ciertos caminos. El trabajo de Daldry está llamado a ser una cinta indispensable para los amantes del género.

“El Lector” inspecciona las heridas profundas que el tiempo cierra pero transforma en cicatrices indelebles, como un recordatorio de lo que fuimos, de lo que somos, de lo que seremos. Nuestra vida signada por la vida de los otros, por nuestro pasado, ese que configura nuestro presente, moldea nuestros corazones y es la génesis misma de nuestros demonios personales. La verdad de las musas, esas que aparecen cuando menos las esperamos, convirtiendo todo lo que conocíamos en un terreno virgen, presto a ser explorado.

17 comentarios:

Liita dijo...

Q lindo post!me dieron ganas de ver la peli.....porq digamos q yo esquivo las de ese tipo....bueno..amigo...te quiero!

Paloma dijo...

si ... la verdad que me cansaron las historias de amor, pero me pesa aceptar que hay algunas que terminan convenciéndome. Veamos ésta xD
(aparte que el título me convenció de una)
Me gustan las pelis que no admiten una certera conclusión, esas que son como los cuadros o como una poesía ... tienen una razón de ser que no es explicable

John dijo...

Hola camarada,
Brillante reseña sobre una película largamente esperada, que recién será estrenada en Lima a inicios de agosto.
Sin embargo nobleza obliga, y tras el primer visionado sientes un mar de emociones y sentimientos encontrados, y la certeza de que Stephen Daldry es un director de primera línea y está cada vez más cerca de lograr su obra maestra definitiva y consagratoria.
Era impensable que lograría un producto de la calidad de "The Hours" por todo lo que esta película representa, y aunque ambas comparten muchos puntos en común, lo importante y trascendental en "The Reader" es la profundidad en la psicología colectiva, la crítica directa a una sociedad que prefirió callar ante los hechos que se sucedían en una época infausta para la humanidad y que perfectamente puede trasladarse a nuestros tiempos y la hipocresía en la que vivimos inmersos.
Pero por sobretodo, el lirismo, inteligencia y sensibilidad, conferidos a una obra literaria de gran complejidad no sólo en el plano narrativo, sino por el controvertido pasado de su protagonista y la imposibilidad de Berg de poder desligarse de su musa.
Es increíble cómo un director con solvencia como Daldry puede haber manejado un argumento de estas características y la magnitud del personaje de Schmitz - representado magistralmente por Mrs. Winslet - sin caer en el melodrama ni pretender crear empatía con su personificación.
Creo que "The Reader" tiene varias interpretaciones dependiendo de la arista por donde se le mire, tú has hablado sobre lo más importante, sobre el motor de la película: porque a pesar de todo, "The Reader" es la historia de un amor imposible y de cómo este sobrevive a pesar de las terribles circunstancias.
Y otro detalle a tomar en cuenta que hacen enorme a Daldry es el trabajo con sus actores, explotando al máximo sus dotes para reflejar con absoluta naturalidad y ponerse en la piel de sus personajes. Como Kidman, Moore o Harris en "The Hours", Winslet logra conferirle humanidad a un personaje polémico, trasmitiendo pasión, vulnerabilidad, y extraordinaria profundidad sin que esto signifique una expiación de sus culpas o la exonere de su responsabilidad.
Siempre es un gusto leerte. Un abrazo.
John Mirko

Daniel Os dijo...

No me había sorprendido la aparición de esta película… ahora sabiendo que ataca sin piedad al espectador aburguesado, poniéndolo frente a una historia con aristas que cuestionan la moral sin alinearse con una ideología, me llama la atención su trama.

Parece que en épocas donde se pretende un cambio en todo el mundo y nadie surge con una propuesta sólida y tentadora, veremos películas románticas, comedias y animación infantil con contenido social.

No sé para dónde vamos pero veo que estamos en camino.

Silvio dijo...

Liita Tenés que verla, definitivamente. Como amante del cine, es indispensable.

Paloma Los mandatos del corazón suelen ser inexplicables, y muchas veces, son ellos los que impulsan las obras de arte.

John Camarada John, su comentario, en si mismo, merece un post aparte. Gracias por darle sentido a este espacio, y celebro su regreso.

Daniel Os Y no está mal ¿verdad? yo siempre creí que la denuncia, o el contenido, estaba presente independientemente del género y su solemnidad. Habla un amante del comic, la ciencia ficción y el género fantástico, que ha encontrado en estos soportes, grandes obras maestras.

Gracias por su siempre inteligente visita.

☀Pau☀ dijo...

¿Por qué todo lo que dice ese bigotudo te parece genial y a mi no se me ocurre nada que te haga pensar que soy la persona más inteligente, dulce y divertida del planeta? Ah, y linda.

Paloma dijo...

hhmmmm ... si el corazón no sintiera amor, el alma zozobraría (aunque conozco mas los casos - y esto digo incluyéndome - en los que el primer sentimiento trae consigo al segundo y esto produce un verdadero caos ...
de todas formas concordá conmigo en que las películas románticas "yankies" terminan siempre en lo mismo ... mas desanimantes aún cuando se ponen a cantar y bailar antes de darse un beso - ¡Haga patria a su cerebro, mate un musical! JAjjAjajajjJA

Raúl dijo...

Sin ser una película redonda, que no lo es, lo cierto es que rezuma intensidad y compromiso.

Leonela dijo...

Hola amigo!!!
leí el post cuando lo recibí por mail, pero me faltó dejar mi huella-comentario al respecto.

Debo decir que me gustó mucho esta película, así como lo que escribiste.

Me angustió esta misteriosa mujer, el hecho de tener que guardar su más vergonzoso secreto y por ello tener que someterse a las consecuencias.
Kate Winslet es excelente, las últimas películas que ví de ella lo siguen confirmando, y adoré que ganara el Oscar por este papel.
Este drama me conmovió de una forma muy intensa, y el personaje de Kate me emocionó por sobre todas las cosas.

Fuerte Abrazo!

Marcela dijo...

Las horas es una película que disfruté muchísimo, así que tengo muchas ganas de ver esta también. Además, Kate Winslet es una de mis actrices favoritas.
(Estoy muy complicada con los tiempos, por eso estoy actualizando el blog cuando puedo... que no es tan seguido como antes. Gracias por tu comentario preguntándote en donde andaba). Te dejo un beso enorme.

Leticia dijo...

Silvio, gracias por pasar por mi blog, sé que estoy bastante desconectada, pero espero realmente poder actualizarlo pronto.
SAludos, Leti

RECOMENZAR dijo...

No la he visto voy poco al cine no me alcanzan los dias para vivir las noches
besos van

Lau dijo...

Hola!!! me gusto demasiado el comentario que hiciste de la pelicula...un relación amorosa marca por sesiones de lectura, de encuentros y desencuentos, de duros misterios y secretos revelados en el transcurso de la misma...La interpretación de los actores sin palabras...la verdad es una obra de arte digna de apreciar...saludos

Silvio dijo...

Pau Es una cuestión de piel.

Paloma He visto grandes musicales yankees, sinceramente.

Raúl Considero que la película no podría ser más redonda amigo, francamente, como dejo entrever en mi comentario. Un abrazo y gracias por al visita.

Leonela Que sensación maravillosa que te hayas sentido así frente a la película Leo. Te mando un beso.

Marcela Amiga, este blog siempre la espera. Un beso muy grande.

Leticia Esperó ansioso su actualización Leti, saludos.

RECOMENZAR Qué pena que no hayas podido verla.

Lau Las relaciones dejan cicatrices. Es así. Coincidimos en eso que es una película digna de apreciar. Beso.

El Señor de Monte Grande dijo...

Las musas son nuestra fuente, y se debe vivir el amor con ellas con toda la intensidad.
Un abrazo desde MG

** MARÍA ** dijo...

Seguro será una película para disfrutar.

Un placer entrar en tu blog.

Un beso,


** MARÍA **

Natalia, dijo...

me regalaron psicopata americano y fui feliz como perdiz cuando no se la comen en los finales felices, he vuelto a esta vida de escribir en blog!, exitos,.