jueves, 12 de marzo de 2009

Estereotipos lácteos

De un tiempo a esta parte, la realización de películas biográficas ha reflotado con una fuerza particular. Los resultados son disímiles y la fuerza de atracción de las figuras que se intentan retratar por momentos puede ejercer un proceso de validación, similar a aquel del que hablaba Foucault, en referencia al orden del discurso, en este caso, aplicado a la obra o las características particulares que hacen a una figura, lo suficientemente importante como para que su vida, obra o historia sea reflejada en la pantalla grande.

Con “Milk” Gus Van Sant vuelve a demostrar su afán documentalista. Así como en la formidable “Elephant” el director norteamericano apuntó sus cañones digitales hacia un hecho histórico como la masacre de Columbine, en esta película centra su atención en la figura de Harvey Milk, político y activista gay norteamericano; y primer funcionario en asumir un cargo público asumiendo abiertamente su condición sexual.

Así, con la leche en el fuego, Van Sant comenzó a gestar esta biopic de tintes pluralistas. Sin maniqueísmos –que se esperan, cuando las sanas intenciones de no demonizar a un sector o persona particular se tornan demasiado evidentes- y con lo dicho, claras intenciones abarcativas e integradoras… propósitos que se diluyen con un mensaje político no lo suficientemente corrosivo, aunque en honor a la verdad, algo ácido e intenso.

Y es que la cinta no pretende que el espectador se alinee con la causa gay, sino que reflexione a partir de la absorción de argumentos plausibles. Así, el mástil que sostiene a la bandera multicolor –como una metáfora fálica involuntaria- revela un mensaje claro: si bien la problemática gay gira en torno al libre albedrío sexual, el sexo no gira en torno a la vida de una persona homosexual. El sencillo concepto de que el sexo para un gay representa lo mismo que para un heterosexual, es abordado nuevamente, con la terca convicción de que los cerebros pacatos serán capaces de entender que detrás de todo ese telón genital, hay personas con vidas que no son devoradas por una libido insaciable, sino más bien, como las de cualquier ser humano al que le gusta sentarse a mirar televisión después de cenar.

Lo curioso, es que a pesar de construir este verídico escenario, la gran fisura de la cinta es la innecesaria construcción de la identidad gay desde un estereotipo, ese que muestra a Harvey Milk como un amante de la ópera, impresionable, soñador y amanerado hasta el hastío, recurso que tan sólo exacerba una sensiblería útil a los fines de sumarle dramatismo a la cinta, pero que se transforma en un molde que hace del universo queer un espacio plagado de lugares comunes.

Por eso Sean Penn en ningún momento fagocita la película. Su actuación es excelente, como se preveía –teniendo en cuenta sus pergaminos- pero dista mucho de ser la mejor de su carrera. La figura de Harvey Milk, es retratada con una rigurosidad mentirosa, que se evidencia en el intencional parecido de los actores con las verdaderas personas (Penn utilizó una nariz postiza para lograr un parecido físico aún mayor) y se apoya demasiado en el documental precedente sobre la vida del activista.

En cuanto a los personajes secundarios, James Franco y Emile Hirsch generan interpretaciones mucho más sutiles y trabajadas que las de un Josh Brolin injustamente nominado a mejor actor de reparto, un Diego Luna que como gay latino perdido y obnubilado repulsa con su insoportable patetismo, y de una Alison Pill que lleva adelante un papel sin ningún pasaje destacado. Todos ellos conforman el séquito activista que siguió al político californiano en su cruzada por los derechos civiles de los homosexuales, durante el férreo movimiento de liberación sexual vivido en San Francisco en la década del 70.

El guión de Dustin Lance Black tiene interesantes recursos narrativos, con el protagonista oficiando por momentos de narrador y con algunos flashbacks muy oportunos. Además, hay un interesante trabajo intertextual, reproduciendo los videos originales en los que se anuncian los asesinatos de Harvey Milk y el Alcalde Moscone, y el registro audiovisual de las revueltas entre homosexuales y policías en los bares de la Calle Castro.

Y así, en esa vorágine ideológica y cultural, surge la concepción de la pluralidad como ideal inalcanzable, dorado fetiche de quienes se atreven a asomar a un mundo distinto. La utopía de un planeta equitativo en la voz de quien se sabía diferente… como todos. Las velas que iluminaron San Francisco tras la muerte del activista, son el corolario de un trabajo mediocre de Gus Van Sant y al mismo tiempo sirven como contraste, para revelar una película sin demasiadas luces.

20 comentarios:

Jovekovic dijo...

Esencialmente de acuerdo contigo: la película sólo se salva por el trabajo de Penn y, en mi opinión, de James Franco. Muy de acuerdo con la valoración de los demás.
Guus Van Sant es un director completamente sobrevalorado, dicho sea esto con todo el respeto que siento hacia cualquiera que intente la creación artística.
Saludos muy cordiales desde BCN.
Parece como una broma, pero la palabra de verificación es "focked" ( casi, casi)

Marcela dijo...

Otra que todavía no vi. (Estoy vaga con el cine y para cuando decido ir ya las películas no estan en cartel y tengo que esperar el DVD)

Espero que sea como dicen, que Penn está contenido en el papel, porque es un actor que me gusta mucho, pero a veces siento que sobreactúa sus personajes y si bien no estoy en contra de la intensidad en las actuaciones, en él a veces es demasiado.

Sigo anotando películas :)

Te dejo un beso, y (si estás de acuerdo), te paso los premios que recibí en mi blog. Traelos todos, o elegí el que quieras. No soy muy respetuosa de las normas de esos premios, así que lo dejo a tu criterio. Pero como uno de mis blogs favoritos, no podía menos que ofrecértelos.

Besos.

Natalia Alabel dijo...

Coincido con Jovekovic, no vi Milk aún pero Van Sant está muy sobredimensionado.

Tàcita dijo...

Milk me decepciono.Cuando fui a verla realmente esperaba algo muchisimo mas elaborado, y me costo tambien reconocer el trabajo de van sant, no encontraba su vision en la propia pelicula, lo cual me llamo mucho la atencion, porque generalmente es facil reconocerlo.Con respecto a los actores de reparto, diego luna me parecio patetico como bien decias, para mi tiro abajo muchisimo la pelicula, quitandole "seriedad" por decirle de alguna forma, y penn...penn es un actor de raza, y creo que es la razon por la cual vi la pelicula entera y no sali tan indignada del cine.Interpreta muy bien al personaje, y realiza una transformacion en el mismo muy drastica, lo cual hizo que la pelicula fuera un poco mas llevadera.
Igual, quede muy decepcionada por la cinta en general. Odio decepcionarme de las peliculas, muy triste que este sea el caso.
Saludos!

Silvio dijo...

Jovekovic: Me alegro que coincidamos. De todas maneras creo que Van Sant tiene algunos trabajos loables, como Elephant o Finding Forrester. Me causó mucha gracia lo de la verificación de la palabra, sigo luchando en mi intento por anularla.

Marcela Tarea para la casa, seguir de cerca las carteleras. Gracias por los premios, como soy un novato de los blog (el mío creo que tiene apenas un año) no entiendo muy bien el tema de los premios. Pero son premios, no pueden ser algo malo ¿no? Gracias por estar siempre.

Natalia Alabel Lo dicho a Jovekovic, rescato algunos de sus trabajo. ¡Bienvenida!

Tácita Es reconfortante leer que alguien coincide de tal manera con mi comentario. Yo también odio decepcionarme. ¡Pero cómo amor el cine! Gracias por pasar.

Marcela dijo...

Uh, yo también soy novata con esto de los premios, pero sí, son cosas buenas. Son regalos que hay que ir pasando entre los blogs favoritos de uno, lo que es muy lindo, pero, sinceramente (no le cuentes a nadie), yo nunca respeto las "reglas" de esos premios, porque a veces piden que los pases a, que se yo, quince blogs y yo termino pasándolo a cinco, o seis o a todos los que están en el blogroll si estoy sin tiempo:) y además siempre quiero respetar a alguien que quizá esté ocupado o no tenga ganas de engancharse en estas cosas. Por eso aclaro que lo dejo a criterio de cada uno.

Y prometo hacer la tarea para casa.

Besos, de nuevo.

Celes dijo...

Es una película queno te deja nada
Por lo menos a mí
pero su actuación es excelente

dale que sacás la verificación de palabra?

Belén dijo...

Hay actores que son un aval, entre ellos Sean Penn, lo malo es que después de una carrera tan buena como la suya, se le recuerde por esta peli me parecería muy injusto...

Besicos

Castigadora dijo...

Vine a ver tu barrio! Me encanta el cine, aunque no suelo analizar tan fríamente las películas como lo hiciste tú, así que siempre viene bien escuchar (o en este caso leer opiniones más entendidas)
Debo confesarme totalmente seguidora de Penn, pero en este caso aun no pude ver la película. Así que aun no puedo pronunciarme, pero después de lo leido, aun tengo más curiosidad por verla.

Un saludo!

Silvio dijo...

Marcela Gracias Marce por los premios entonces. Las reglas están para romperlas.

Celes ¡Lo logré! saqué la verificación de palabra.

Belén Completamente de acuerdo. Gracias por pasar.

Castigadora Bienvenida. La única manera de saciar esa curiosidad será viendo la película y sacando tus propias conclusiones. Saludos.

Möbius el Crononauta dijo...

Aun no he visto la película, y las referencias de Gus Van Sant que conozco son muy irregulares, pero parece que esta vez ha logrado realmente un film más que acertado. Y contar con Sean Penn es siempre un aliciente extra. En fin, esperaremos a verla.

¡Saludos!

Leonela dijo...

No estoy de acuerdo en que sea una película mediocre, sino todo lo contrario. Considero que cuenta con un muy buen guión, excelente dirección y con actuaciones muy eficaces.
Adoro a Sean Penn y lo adoré aún más en este film, interpretando a este carismático activista gay, con mucho encanto y pasión.
Me gustó que se mezclen materiales de archivo, los cuales nos adentran en ese ambiente de los años '70.
También estuvo acertado que muestren los discursos originales de los opositores conservadores, concepciones que en la actualidad se continúan reproduciendo.
La película es una muy buena conmemoración a Harvey Milk, la cual para quienes no teníamos idea de quien era este activista normateamericano gay, hizo que percibamos el espíritu esperanzador de un hombre que luchó por sus derechos y el de sus pares, apostando a la tolerancia y a la igualdad social.

John Mirko dijo...

Acabo de ver la película y he quedado un poco perturbado.
En esencia, la película pretende una aprobación unánime, es "políticamente correcta" y me da la sensación que Van Sant, viejo zorro, vuelve pretendidamente para gustarle al stablisment de Hollywod como con "Good Will Hunting".
El guión y la concepción de la obra son bastante solventes, así como la dirección y tratamiento entre escenas de ficción con documentales de la época y con los verdaderos protagonistas.
Sin embargo, lo que acuso al igual que tu crítica, es ese marcado estereotipo para Penn, pero que asumo era parte del "lifestyle" del activista en cuestión.
Conclusión, un trabajo bien logrado, exceptuando al latino de actuación deplorable (como el sobrevaloradísimo García Bernal, que puede hacer cualquier guarrada pero es objeto de alabanza, precisamente por su "exotismo" latino). Sin embargo, ese aire de complacencia me impide verla como una obra máxima de su autor o medianamente recomendable al recordar tanto amaneramiento y disipación en un sujeto que como todo político, termina embebido en el poder que ostenta por sobre los verdaderos motivos que promovieron su estatus y sirvieron de motor para la búsqueda de la igualdad de derechos.
Saludos,

Pandora dijo...

Muy buen articulo, lograste captar toda mi atención y disposición, por otro lado me alegra mucho que disfrutaras de Valkiria, una interesante película..
¡Yo también me hice la misma pregunta sobre Valkiria!

muchos saludos desde Colombia

Silvio dijo...

Möbius el Crononauta Bienvenido amigo. No vayas con muchas esperanzas, a menos que las deposites todas en un trabajo correcto de Sean Penn.

Leonela Yo también valoro el trabajo de Penn, creo que es una de las pocas cosas que destacó de la película. No obstante, sigo pensando que el trabajo terminado es mediocre.

John Mirko Bueno, si, definitivamente es una película que busca agradar (quizás por eso cuando colgué esta crítica en el diario el público pacato que no es capaz de ver más allá de su nariz se ofendió tanto. Me alegra que coincidamos en esta cuestión tan evidente de los estereotipos, y que exijamos más a un director que si fue capaz que hacer Elephant, es capaz de hacer algo mejor. Saludos camarada.

Pandora Gracias Pandora, me siento halagado. Por cierto, que bueno que ir al cine no sea para nosotros un mero acto de distensión para el fin de semana, y logré generarnos interrogantes. Un beso.

Anónimo dijo...

Muy pocas veces una pelicula me ha llevado al hastio tal que decidiera no verla. Mirar q hubieron muchas peliculas horrorosas a la q igualmente terminé d ver...pero MILK me supero...vi la primera mitad de la cinta, con un desgano tal que me decia a mi mismo que debia esperar un tanto mas,a ver si lograba atraparme.
nunca lo hizo. No puedo opinar mas alla de lo que vi...pero lo que vi, no me gusto para nada.
Gracias al autor de la nota,por deleitarnos con semejantes textos.
saludos

Lau dijo...

Más allá de fisuras existentes ya mencionadas por Vos en el comentario, la historia de la lucha por los derechos de los homosexuales, encauzada por Harvey Milk, me perece digna de recordar...la pelicula no me cautivo lo sufuciente...aunque la actuación de Penn me perece excelente y en cuanto a la de los actores secundarios, me sumo: la de Diego Luna fue patética...saludos

Clarice Baricco dijo...

Estoy por verla y sí me comentaron que Diego Luna está pésimo.

Aprecio tus reseñas cinéfilas.


Abrazos.

Paúlcamarin dijo...

La vi hace poco en un cine "de repocision" que ay en Córdoba (en 35mm por suerte) y me parecio la pelicula mas floja de Gus Van Sant.
Y eso que venia de hacer la muy buena Paranoid Park y de vuelta pum regresa al maimstram hollywdense (que habia dado la aceptable Good Will Hunting ,la Muy buena Todo por un Sueño y bueno Descubriendo a Forrester no la vi). Sean Peen me parece un buen actor y esta bien pero creo que prefiero por mucho su etapa pre-Rio Mistico : en grandes papeles como el de "Estado de Gracia" o "Carlitos Way".
Incluso el de "Dulce & Melancolico".
Pero bueno el oscar tendria que haber sido para Rourke (y cuando gano por Rio Mistico para Bill Murray y la enorme Lost in Traslation,no creo que le den alguna vez al gran murray)..en fin me excedi hablando cualquier cosa menos de Milk.
Josh Brolin me parece el mejor de los secundarios. Un capo ese tipo,venia de ver Sin Lugar para los Debiles el año pasado y no lo reconoci asta los creditos acá.
Quiero verlo haciendo de Bush

Silvio dijo...

Anónimo Por nuestras charlas vía msn, entiendo que te aburrió mucho Milk. Pablo Díaz, el hombre anónimo involuntario. Un abrazo che.

Lau Bueno, en tal caso coincidimos en casi todo, salvo en el hecho de que no considero que esta sea la actuación más iluminada de Peen. Saludos.

Clarice Baricco Aprecio tus visitas y tus comentarios. Saludos

Paúlcamarin Yo también creo que Rourke era el hombre a premiar. En fin, cuestiones que nunca entenderemos (o si). Gracias por pasar y empaparnos con tu sabiduría.