lunes, 1 de agosto de 2011

Hasta la victoria siempre

Y un día este interminable camino de películas de superhéroes Marvel que nos lleva hacia “The Avengers” llegó a una de sus paradas más esperadas. “Capitán América: El Primer Vengador” se estrenó con una dosis alta de expectativas sobre sus espaldas, sino del público general, al menos de quienes disfrutamos del género fantástico, sobre todo cuando se trata de una extensión natural de un medio de expresión artística largamente subestimado como la historieta.

El “Centinela de la Libertad”, personaje norteamericano por antonomasia e ícono cultural del american way of life llegaba a la pantalla grande tras la hilarante adaptación de 1990, arrastrando probablemente el prejuicio inevitable que generará para el público general un personaje que viste con los colores de la bandera de las barras y estrellas.

Vayamos por partes. ¿Qué se le puede reprochar a este largometraje técnica y estéticamente? Seguramente muy poco. La caracterización del personaje es genial, optando por un traje más bélico que estridente (e incluso mofándose del diseño original en el pasaje donde es utilizado como estrategia de marketing para atraer reclutas) y la reconstrucción de la década del 40 es loable hasta en los detalles. El rodaje en locación evidencia el trabajo riguroso del director Joe Johnston, quien conoce como manejar el género fantástico (la excelente The Rocketeer es una de sus obras) y el reparto cumple correctamente en cada uno de sus papeles, sin que se pueda señalar uno descollante.

Pero lo realmente bueno es que este merengue yankee no empalague. La exacerbación del estilo de vida norteamericano no es el leit motiv del largometraje, que afortunadamente no se convierte en una herramienta de propaganda en ningún momento, marcando sus límites claramente y -como ya dije antes- incluso riéndose de las herramientas utilizadas por el ejército norteamericano en el punto más álgido de la Segunda Guerra Mundial. Punto para la dupla compuesta por Christopher Markus y Stephen McFeely.

Pero quizás el peor error en el que incurre este binomio es en no dotar al Capitán América de la fantástica personalidad que supieron imprimirle en las historietas primero Mark Millar y luego Ed Brubaker. Allí, el personaje es un líder nato, oscuro, proactivo, de pocas palabras y no el pelmazo insoportable que desanda la película revoleando su escudo inexpresivamente.

Ese es el gran problema de la cinta: el Capitán América nunca es el Capitán América. Estamos ante un largometraje sobre Steve Rogers, el debilucho pero valiente americano con la quijada de cristal y los huevos de plomo, y no sobre el Súper Soldado capaz de ganar una guerra con apenas un puñado de hombres leales dispuestos a morir por él, enajenados por su voz de mando. La evolución del personaje no ocurre nunca y eso contribuye a que se marchite con el correr de los minutos.

Y la decepción es aún mayor porque la inclusión de los Howling Commandos y la de un Bucky -que atinadamente no es el sidekick más insoportable de la historia del cómic- es fabulosa. Los personajes respaldan con prestancia al protagonista y son, por lejos, mucho más interesantes a pesar de los pocos minutos en los que ganan el frente de la historia. Hugo Weaving como Red Skull es sencillamente abrumador, si algo le faltaba al rostro de este actor nacido para interpretar villanos, era ser mutado por el arte -sí, el arte- del maquillaje en la calavera escarlata de un megalómano genócida nazi.

Sin embargo, y a pesar de estas cuestiones que están más relacionadas con la adaptación de la viñeta al cine, estamos ante una pieza audiovisual muy lograda, un escalón más arriba que “Thor” o “The Incredible Hulk” pero aún mirando desde abajo a “Batman: The Dark Knight” o “X-Men: First Class”, largometrajes que supieron imprimirle al subgénero "película de superhéroe" un valor agregado largamente esperado.

Ahora, sólo resta aguardar por “The Avengers” luego del seductor after credit, con la esperanza que la voz que haga resonar el mítico ¡Avengers, assemble! sea la de un verdadero capitán, y no la de un soldado raso timorato devenido por casualidad en el encargado de liderar a los héroes más poderosos de la tierra.

7 comentarios:

Blues Delux dijo...

Excelente critica compadre, aun no la he visto pero ciertamente le tengo ganas y en cuanto pueda voy. La Marvel le esta apostando fuerte a los Vengadores espero que no decepcione y DC mejor que se ponga las pilas

Calíope dijo...

Como le va? no voy a hacer ningún comentario sobre el comic porque no se nada pero sobre la película coincido plenamente. Ignorando como es la personalidad del cap américa, le falta un poco de fibra a don evans. Lástima porque el talento lo tiene (y los músculos ni hablemos)

*me gusta*

Daniel Os dijo...

No he visto la película y tengo grandes dudas sobre si lo haré, pero me pregunto si no existe en el género la intención de mutar de la fantasía a la verosimilitud, a través de poner al espectador ya no en el histórico rol de fanático del personaje sino al personaje como imagen aspiracional del espectador.

Es una técnica de atracción de masas llamada marketing, no demasiado moderna pero en evolución efervescente… tanto que hasta osa reír despectivamente de las estrategias clásicas de reclutamiento de los años cuarenta.

Un abrazo, mi amigo.
D.

Pablo Diaz dijo...

Mi estimado Silvio, siempre he sido lector activo de tus criticas, y casi siempre hemos coincidido. Sin embargo, este no es completamente el caso. Pienso que la pelicula esta lo suficientemente bien lograda, superando ampliamente cualquier expectativa generada (sea mala a raiz de su predecesora del 90, o buena a causa de los golazos ultimos de las peliculas Marvel), y que la personalidad del Capitan esta en una clara construcción, que bien no se puede resumir en una sola entrega. Que quiero decir con esto? Sencillamente que creo que esa "personalidad capaz de ganar una guerra con apenas un puñado de hombres leales dispuestos a morir por él, enajenados por su voz de mando" esta en una evolucion, en conjunto con el personaje que es mas "naive", causal de la epoca en que se desarrolla la historia, y que en la pelicula de The Avengers podrá sin duda observarse tal temperamento. La pelicula es genial, entretenida, cumple al pie de la letra con el armado de esta hiper-produccion que será The Avengers, y digo mas...el after credits, que es ni mas ni menos el trailer oficial de The Avengers, no puede emocionar tanto, en tan poco tiempo... Sin duda alguna, los mejores golazos de adaptaciones al cine de comics, los esta pegando la Marvel, pero, aun falta para igualar y/o superar al gran Caballero de la Noche. Saludos, y gracias por dejarme comparir esto con Uds. Mi saludos cordiales y especiales a vos Silvio. Un gran abrazo.

Liita dijo...

Cuandoo la veaaa te juro q comento mas...por ahora tengo muchas gans de verla--....hay algo q obviaste......Q lomo q tieneeeee!! ajajajajaaj Me encanto el post!

Sebastian dijo...

Crei q le dije a Jose Luis que esta habia sido tu mejor critica hasta el momento. Se nota que sos gran conocedor del personaje, mas alla de la pelicula. Pero que ademas, no te centraste solo en eso (un error en el que alguno podria incurrir), sino que te paraste desde la produccion cinematografica. Muy buen ensayo.
Coincido con vos en la mayoria de tus puntos. Quiero rescatar una gran escena, la del musical, totalmente inesperado. Y muy fresco.
Que estrenen YA los Avengers!!!

Enrico dijo...

Muy buena crítica mi amigo del alma.

No me enganchó el personaje, evidentemente le falta esa caracterización particular que tiene el Captain America.

" Hugo Weaving como Red Skull es sencillamente abrumador ". Se robó el protagonismo decididamente para mi punto de vista. La escena cúlmine: el encuentro de los personajes en un puente, dentro de la fábrica de armas de Hail Hydra que va explotando de a poco; desesperante sensación, al ver que la máscara de Red Skull se había derretido un poco en su pómulo derecho...a mis adentro pensaba ¡Si vamos es hora, se la saca se la saca! Increíble el maquillaje, bien logrado.

La estética escenográfica bien lograda, me gusto mucho. El detalle futurista incorporado dentro de las décadas donde se desarrolla la historia es genial, representación típica (y un poco exagerada) de la ambición humana por los adelantos tecnológicos.

"Los personajes respaldan con prestancia al protagonista y son, por lejos, mucho más interesantes a pesar de los pocos minutos en los que ganan el frente de la historia. " Ese grupo comando ciertamente si no estaba presente en el film, el personaje del Capi se desbarata y no sostendría ni 30 min. la peli.

Amigo: no se si pudiste notar ciertas elipsis dentro del montaje, que la verdad no me convencieron, no se si porque no estaban bien logradas o se morfaban elementos que a mi gusto tal vez podrían haberse desarrollado un poquito más y enriquecido el largometraje.

El guión no me pareció resaltante. Pero bueno, ciertamente habrá otros aspectos que los charlaremos personalmente.

Esperemos que The Avengers cure la herida.